Las redes sociales se indignan con la sentencia del Prestige

Hundimiento del Prestige
Twitter arde contra la sentencia del Prestige. La red social de microblogging se ha convertido en un hervidero de críticas contra la Justicia española y la sentencia de la Audiencia Provincial de La Coruña, que ha absuelto a los tres acusados de un delito medioambiental: el capitán del barco, Apostolos Mangouras, el jefe de máquinas del buque, Nikolaos Argyropoulos, y el exdirector general de la Marina Mercante José Luis López Sors. Únicamente el capitán ha sido condenado a nueve meses de prisión por un delito de “desobediencia grave”, aunque no irá a la cárcel porque tiene 78 años.

Prestige: ahora que diga el Rey que la justicia es igual para todos. España monarquía bananera”, o “ni los voluntarios, ni Galicia se merece no saber de quién fue la culpa en el Prestige” son sólo alguno de los comentarios de los tuiteros que ya circulan por las redes sociales tras conocerse el fallo sobre el accidente del buque.

Aunque no sólo gente anónima se ha alzado contra la decisión de la Justicia gallega. WWF España ha cargado contra la sentencia asegurando que “todos los ciudadanos pagaremos los miles de millones de daños al medio ambiente y al tejido productivo. Cero responsables Prestige”, mientras que Juan López de Uralde, portavoz de la formación ecosocialista EQUO, ha tildado de “vergüenza” esta decisión judicial y ha dicho estar lleno de “indignación”. “¿Qué fue de la Justicia?”, se ha preguntado.

El tribunal ha dictaminado en su fallo que no existe responsabilidad penal en el desastre medioambiental ocurrido frente a las costas gallegas el 13 de noviembre de 2002. Así ha quedado de manifiesto en la lectura de la sentencia que ha corrido a cargo del presidente de la Sala que enjuició los hechos, José Luis Pía.

La Audiencia Provincial de La Coruña considera que el accidente del Prestige, que vertió al mar miles de toneladas de fuel y generó una marea negra que afectó a la costa gallega y a las de Asturias, Cantabria y Francia, fue propiciado por el “deficiente estado de mantenimiento y conservación” de una nave que ya tenía 26 años de antigüedad, y señala que “nadie sabe exactamente la causa del suceso”  (increible y absurdo, añado yo)

Según la sentencia, las carencias del buque no fueron advertidas porque las inspecciones de control sobre su estado resultaron insuficientes, y condena a la aseguradora a pagar 22 millones de euros, cuando un informe pericial de la Fiscalía había cuantificado en 3.862,42 millones el impacto ambiental y económico del accidente del Prestige.

En el juicio, que duró nueve meses y quedó visto para sentencia el pasado 10 de julio, se sentaron como acusados el capitán Mangouras; su jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, también ciudadano griego, y el exdirector de Marina Mercante López-Sors. Un cuarto acusado, el primero oficial, Ireneo Maroto, de nacionalidad filipina, no llegó a ser juzgado al encontrarse en paradero desconocido.

Noticia Gentileza de Elboletin.com

Anuncios