Recomendaciones: App para salvar montañeros ante emergencias

image

Ya es un hecho habitual ver cómo un esquiador saca su teléfono móvil en lo alto de la pista para tomar una foto y la comparte en las redes sociales. Pero un ‘smartphone’ en una estación de esquí puede servir para mucho más. Puede ser útil, por ejemplo, para salvar vidas mediante la geolocalización. Este es el objetivo de la ‘app’ gratuita Alpify, creada por un equipo de emprendedores catalano-andorranos, y que ya han adoptado estaciones como Grandvalira, Font Romeu o la argentina Las Leñas.

El funcionamiento de la aplicación es sencillo, aunque detrás existe un complejo desarrollo. En caso de accidente en la montaña, el usuario puede enviar su ubicación exacta a los equipos de rescate. Incluso si el móvil ha resultado dañado, se ha acabado la batería, no hay cobertura o la persona se encuentra en un estado grave –como en el caso de un alud–, los servicios de emergencia pueden rastrear los últimos movimientos antes de perder el contacto, cosa que facilita en gran medida la búsqueda.

Pantalla de la ‘app’ Alpify

image

Una idea que surge en el 2012, tras un rescate por parte de los equipos de Grandvalira que se alargó más de 14 horas y precisó un gran despliegue de medios. El andorrano Guillem Viladomat, que actualmente tiene 25 años, se dio que cuenta que no existía ningún medio para poner en contacto al accidentado con los servicios de emergencia, a pesar de que todo el mundo tiene teléfono móvil de alta tecnología.

“Tenía la idea, pero había estudiado Administración de Empresas y no sabía nada de aplicaciones móviles, así que después de buscar a empresas que me ayudaran en el desarrollo entre en contacto con la incubadora Inspirit, que puso a trabajar en la ‘app’ a gente con mucho potencial”, detalla Viladomat, cuyo apellido está estrechamente vinculado al mundo de la nieve en Andorra.

Para evitar muertes

Después de un año de trabajo surgió la primera versión, que luego ha ido evolucionando hacia un concepto de montaña y ‘outdoor’ más genérico. “Hubo un caso de un excursionista alemán que se perdió y pudo llamar al teléfono de emergencias, pero acabó muriendo de frío porque no le pudieron encontrar, así que decidimos extender la aplicación al 112 andorrano, y actualmente ya trabajamos con diversas comunidades autónomas españolas”, señala el fundador y director de Alpify. Sin olvidar el contacto con estaciones de todo el mundo, desde Azerbaiyán a Japón.

Los planes pasan por seguir creciendo e internacionalizándose para convertirse en “un referente de la geolocalización de emergencias en todo el mundo”. Aunque un proyecto como Alpify no solo avanza a base de expectativas económicas, sino también por la satisfacción personal que implica. “Aunque suene raro, nuestra idea inicial no era ganar dinero, sino hacer algo para ayudar a personas y salvar vidas. El primer rescate ya hizo que todo el trabajo ya valiera la pena”, remarca.

Anuncios