Libros superventas que muy pocos leen versus libros mas leidos

A las listas de libros más vendidos les ha salido competencia: los ránking de los más leídos. Porque una cosa es adquirir esa obra tan famosa de la que todo el mundo habla para llevársela a la playa en vacaciones y otra completamente distinta es llegar a leerla.

La prueba es Capital en el siglo XXI del economista francés Thomas Piketty, famoso por reabrir el debate de la desigualdad. Pese a ocupar durante 12 semanas la cuarta posición de la lista de los más vendidos de The New York Times, el ránking más popular, es el libro menos leído de la temporada: tiene casi 700 páginas y pocos pasan de la 26.

Es lo que se desprende del llamado Índice Hawking, calculado por Jordan Ellenberg, profesor de Matemáticas en la Universidad de Wisconsin, en The Wall Street Journal. Este barómetro se basa en la herramienta de los libros electrónicos Kindle que permite a los usuarios subrayar digitalmente las ideas o los párrafos más interesantes.

Entre todos ellos, Kindle muestra en cada obra los cinco más señalados.«Si todos los lectores llegan hasta el final, los párrafos pueden estar a lo largo de todo libro, pero si nadie pasa de la introducción, los pasajes más populares deben estar concentrados al principio», apunta Ellenberg.

Con esta filosofía, saca la calculadora para realizar una serie de mediciones que consisten en tomar los números de páginas de esas citas más subrayadas, promediarlos y dividirlos por el número total de páginas del libro. Aunque «no es ni remotamente un método científico», como apunta el autor, el ejercicio arroja resultados curiosos. El resultado para Piketty es un índice de lectura de sólo un 2,4%, lo que le sitúa como la obra con menos éxito entre sus compradores.

Arrebata el puesto a Una breve historia del tiempo, de Stephen Hawking, apellido al que el índice citado debe su nombre, el del científico autor del «libro menos leído de todos los tipos». Aunque «Hawking queda libre ahora, esta medición podrá ser conocida como Índice Pikkety», bromea el experto. Después de ambas obras, el poco honroso ránking coloca a Pensar rápido, pensar despacio, de Daniel Kahneman, con un índice de lectura del 6,8%, dos décimas más que Hawking. Le sigue Lean In, de Sheryl Sandberg, la mano derecha de Mark Zuckerberg en Facebook.La quinta sorpresa corresponde a Flash Boys, de Michael Lewis, instalado en el podio de las listas de superventas. La obra, famosa por desvelar los secretos del trading de alta velocidad y muy reconocida entre los economistas, logra un exiguo 21,7%.

Grey y sus sombras: En sexto lugar destaca la novela erótica 50 sombras de Grey, de E.L. James, con un 25,9%. La nota muestra que no sólo los libros de negocios salen mal parados, si bien la frase más destacada sí pertenece al ámbito financiero: «La labor más importante de los directivos es que las personas crezcan y se desarrollen». La cita aparece, como es norma general en estas obras, en las primeras páginas.

Le siguen El gran Gatsby, de Scott Fitzgerald, con un 28,3%, y En llamas, de Suzanne Collins, con un 43,4%, en una clasificación que cierra El Jilguero, de Donna Tartt, último premio Pulitzer de literatura. Su índice de lectura es del 98,5%, lo que significa que los cinco pasajes más subrayados están en las 20 últimas páginas. En la versión inglesa tiene 775 1.152 en la española, lo que le podría hacer parecer «el típico libro que uno lleva consigo para presumir y no acabarlo nunca». Así que, como en las listas de superventas, las apariencias engañan.

vía Expansión.com.

Anuncios