El impacto de las ‘fake news’ en la sociedad

¿Cuánto descrédito han cosechado los medios de comunicación a raíz de la explosión de las ‘fake news’? Te contamos cuál es su impacto en la sociedad actual.

Vivimos en la era de la posverdad, donde lo cierto y lo falso se confunden de tal manera que conocer la realidad se antoja una misión casi imposible. Si bien la propaganda y la manipulación han existido desde siempre, más desde que el régimen nazi hizo de estas prácticas su bandera, la explosión que vivimos en nuestros días supera cualquier expectativa negativa que pudiéramos albergar.

Las ‘fake news’ hicieron su irrupción estelar durante la campaña electoral que aupó a Donald Trump a la Casa Blanca.Desde tramas de pederastia que involucraban a la candidata demócrata -Hillary Clinton- hasta misiles lanzados al espacio en plena II Guerra Mundial que podrían volver a la Tierra: todo era objeto de manipulación con tal de desestabilizar la opinión pública y hacer daño al rival.Si a ello le unimos las (ya demostradas) injerencias rusas para favorecer este clima de desinformación y el enorme alcance que se puede lograr mediante las redes sociales, tenemos el cóctel perfecto para los populismos y la alarma social.

Según Facebook, solo el 1% de las publicaciones en su plataforma son falsas, pero eso contrasta frontalmente con el reconocimiento que ha tenido que hacer ante el Congreso de EEUU sobre el impacto que la propaganda rusa tuvo en la contienda electoral de 2016.Pero, más allá de la operativa y las causas de esta posverdad, la verdadera clave está en entender cómo estas ‘fake news‘ alteran el estado de consciencia y la capacidad de los ciudadanos de pensar de forma autónoma.

Quién está detrás del negocio de las noticias falsas

Una encuesta realizada en EEUU por la agencia Edelman trata de arrojar algo de luz al respecto. Su principal (y triste) conclusión es que la mayoría de los estadounidenses creen que los medios crean noticias falsas con un único objetivo: la destrucción de los opositores políticos.

El punto final lógico es la creación de cámaras de eco, en las que uno solo lee aquello con lo que uno está de acuerdo. “Es el final de la plaza del pueblo que permitía la discusión de cuestiones basadas en hechos mutuamente acordados”, explica Richard Edelman, presidente de Edelman, en un artículo publicado en el blog del Foro Económico Mundial.

De acuerdo a los datos, las noticias falsas están disminuyendo la confianza en las empresas de noticias tradicionales.

El 36% de los norteamericanos afirmó que su confianza ha disminuido “mucho”, a sumar otro 26% que reconoce haber perdido la confianza “un poco” en los medios de toda la vida.Por partidos políticos, los republicanos son los que se muestran más negativos al respecto (49% afirma que se fían “mucho” menos de los medios y otro 25% reconoce que ha perdido “un poco” la fe en la prensa).Pero, ¿cómo entiende el ciudadano de a pie lo que son las ‘fake news’? Para el 47% de los encuestados por Edelman, las noticias falsas son “textos descuidados o tendenciosos de las organizaciones de noticias”, mientras que otro 39% se aventura a calificarlas como un “insulto que se usa en exceso para desacreditar las noticias que a la gente no le gustan”.

Todo ello, recordemos, considerando siempre a las redes sociales como compañías de medios al uso. Por cada persona que reconocía a Twitter como una empresa de tecnología había cinco que la identificaban como un portal de noticias. Más de la mitad de los encuestados acusan, además, a estas plataformas de la difusión de noticias falsas en el mundo.

Por otro lado, las noticias falsas están cambiando los hábitos de consumo a la hora de leer o acceder a los medios de comunicación. Más de la mitad de los norteamericanos (51 por ciento) afirman que ahora son más cuidadosos respecto a dónde consumen la información, así como utilizan más herramientas de verificación que nunca.

Eso no evita que una cuarta parte de los ciudadanos admita que duda de la verdad de casi todas las noticias que ve.“Nos hemos encerrado en una cueva de nuestra propia creación. Nos hemos vuelto tribales y defensivos. Los principales medios de comunicación están categorizados como elitistas y politizados, incapaces de llevar a cabo su papel vital de decir la verdad”, concluye Richard Edelman.

Un diagnóstico catastrófico ante el que sólo cabe la reinvención de las compañías de noticias tradicionales para recuperar la confianza del gran público.

Anuncios

Todo sobre el nuevo escándalo de blanqueo: Papeles de Panamá

Fuente via: © 2016 AFP

Varios países abrieron este lunes investigaciones sobre blanqueo tras las revelaciones de la operación ‘Panama Papers’ que saca a la luz una amplia trama de evasión fiscal donde están implicados políticos, deportistas y millonarios de todo el mundo.

La investigación de más de un centenar de medios reveló el domingo que 140 responsables políticos o personalidades de primer plano a escala mundial habían colocado dinero en paraísos fiscales.

Sismo político en Islandia, investigaciones en Francia, España y Australia, indignación en Rusia, desmentidos por doquier: las repercusiones de la divulgación de los 11,5 millones de documentos del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca fueron inmediatas.

Los documentos fueron obtenidos a partir de una fuente anónima por el diario alemán Sueddeutsche Zeitung, que los compartió con medios de todo el mundo y con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

En estos documentos, que cubren un periodo de unos 40 años, salen citadas cerca de 214.000 empresas en paraísos fiscales.

En los papeles figuran nombres de allegados de varios jefes de Estado, como el ruso Vladimir Putin, el chino Xi Jinping, el argentino Mauricio Macri, el mexicano Enrique Peña Nieto o el rey de Marruecos Mohamed VI. También aparecen nombres de deportistas famosos como Lionel Messi o Michel Platini.

El Kremlin reaccionó de inmediato y acusó al ICIJ de lanzar un “ataque informativo falaz”. La investigación, llevada a cabo por “exempleados del Departamento de Estado, de la CIA y de los servicios secretos” está llena de “falsedades e invenciones”, dijo un portavoz.

El “blanco principal” de la investigación, según la cual amigos de Putin habrían evadido 2.000 millones de dólares, es Rusia y su presidente para “desestabilizar” el país, aseguró la misma fuente.

En Rusia, como en China, la operación “Panama Papers” ha sido silenciada por los medios oficiales, controlados por el Estado.

– Investigaciones fiscales –

El primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, señalado por haber tenido una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas, rehusó este lunes dimitir, tal como pedía la oposición. Una manifestación para pedir su dimisión estaba prevista por la noche en Reikiavik.

A raíz de las revelaciones, varios gobiernos no tardaron en abrir investigaciones por blanqueo.

La justicia francesa abrió una investigación preliminar por “blanqueo de fraude fiscal agravado”. Para la fiscalía de delitos financieros, los sistemas de evasión fiscal desvelados “son susceptibles de involucrar a personas que residen fiscalmente en Francia”.

Madrid también anunció una investigación centrada en eventuales clientes del gabinete panameño residentes en España, informó la fiscalía de la Audiencia Nacional.

Australia por su parte investigará a 800 clientes del despacho Mossack Fonseca. Suecia pidió precisiones a Luxemburgo sobre una filial del principal banco escandinavo, Nordea, que habría facilitado la evasión fiscal de sus clientes.

Además dos líderes que han construido su reputación en su lucha por la transparencia —el presidente chino Xi Jinping y el primer ministro británico David Cameron— tienen vínculos familiares con algunas de las personas que aparecen en la lista.

Varias ONG, por su lado, abogaron por la prohibición pura y simple de sociedades anónimas ‘pantalla’. Para Transparency International, estas empresas representan “el lado oscuro del sistema financiero mundial”.

– Estrellas del fútbol –

Los documentos implican también a dirigentes del fútbol mundial, entre ellos el exjefe de la UEFA, el francés Michel Platini, que usó presuntamente el despacho Mossack Fonseca para administrar empresas en paraísos fiscales.

Por su parte el argentino Lionel Messi —que ya se había visto inmerso en España en un caso de fraude fiscal— y su padre habrían tenido una sociedad fantasma en Panamá para ocultar bienes, según medios españoles que colaboraron con la investigación.

El astro del FC Barcelona aseguró que la sociedad panameña de su familia nunca tuvo fondos ni se utilizó para evadir impuestos.

También están citados en la investigación el director de cine español Pedro Almodóvar, Pilar de Borbón, tía del rey de España Felipe VI, o el actor de Hong Kong Jackie Chan.

Desde Panamá, Ramón Fonseca Mora, director y miembro fundador de Mossack Fonseca, dijo a la AFP que considera la filtración un “crimen” y un “delito” contra Panamá. El gobierno de este país aseguró que “cooperará vigorosamente” con la justicia.

En febrero, la organización internacional GAFI (Grupo de Acción Financiera) había retirado a Panamá de la lista gris de blanqueo de capitales y financiamiento del terrorismo, tras una serie de reformas adoptadas por el gobierno.